Fernando Fernández Gómez – en el cielo

Deze post is 819 keer bekeken.

Fernando Fernández Gómez, conocido artísticamente como Fernando Fernán Gómez (28 de agosto de 1921 – 21 de noviembre de 2007) fue un escritor, actor, guionista y director español y el teatro español. Fue miembro de la Real Academia Española durante siete años, ocupando la silla B1 desde que se unió el 30 de enero de 2000 hasta su muerte. Después de un trabajo escolar como actor, estudió filosofía y letras en Madrid, pero su verdadera vocación lo llevó al teatro. Durante la Guerra Civil, estudió en la Escuela de Actores de la CNT, debutando como profesional en 1938 en compañía de Laura Pinillos; Allí descubrió a Enrique Jardiel Poncela, quien le dio su primera oferta de oportunidad, en 1940, como actor de apoyo en su trabajo “Los ladrones somos gente honrada”. Tres años más tarde, alquiló al productor de cine Cifesa y entró al cine con la película Cristina Guzmán, dirigida por Gonzalo Delgrás, y al año siguiente se convirtió en su primer papel protagonista en “Empezó y boda” de Raffaello Matarazzo. De hecho, trabajó como actor hasta principios de la década de 1940 para continuar actuando en el cine, primero como actor (en éxitos como Balarrasa o Botón de ancla) y luego como director, sin ser llamado dramaturgo, director y escritor. y un escritor habitual de coleccionar Cafe Gijon. Se casó y se divorció de la cantante Maria Dolores Pradera (1945-1957), con quien tuvo una hija, la actriz Helena Fernan-Gomez, un hijo, Fernando, también relacionado con el mundo de la cultura. Se volvió a casar en 2000 con la actriz Emma Cohen, con quien mantuvo una relación desde los años 70, luego de participar en un episodio de una serie de TVE, donde Emma fue protagonista (Tres eran tres, 1973) junto a Lola Gaos. Fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1995. Versátil, querido y respetado por profesionales de la industria y por varias generaciones de espectadores, encontró popularidad como actor cerca del comienzo de su carrera cinematográfica con la clásica comedia negra ‘ ‘Domingo de carnaval’ ‘(el famoso cineasta Edgar Neville), que tocó junto a Conchita Montes en 1945. En el mismo año se convirtió en miembro de un ya consagrado Imperio Argentina y el valiente y aclamado Alfredo Mayo en la exótica comedia’ ‘Bambú’ ‘, y también participó en una pequeña comedia clásica de fantasía como ” El destino se disculpa ”, de José Luis Sáenz de Heredia, siguiendo el estilo del subgénero estadounidense en boga durante años (La pareja invisible, de Norman Z. MacLeod, Me casé con una bruja, de René Clair, Dos y el cielo, de Victor Fleming, etc. Luego, los exitosos títulos que hoy en día califican a críticos y visitantes de cine, trabajan con Gonzalo Delgrás (Los habitantes de la casa deshabitada); Carlos Serrano de Osma (Embrujo, junto a Lola Flores y Manolo Caracol); Sáenz de Heredia (La mies es mucha, Los ojos dejan huellas); Ramón Torrado (Botón de ancla), José Antonio Nieves Conde (Balarrasa, El inquilino); Luis Marquina (El capitán Veneno). En ese momento, también trabajó como doble actor en Barcelona. En la década de 1950, se estableció como un jugador importante en todas las series de comedias (El fenómeno), dramas (La gran mentira) y cine religioso (Balarrasa) o folk (Morena Clara). En línea con el cine español de los años sesenta, sus películas como actor y director estaban llenas de comedias de todo tipo como: La venganza de Don Mendo, Adiós, Mimí Pompom, Ninette y un señor de Murcia, Crimen imperfecto o Un vampiro. para dos, parodia de las películas de Drácula con José Luis López Vázquez y Morales Gracita. Su obra se dirige en El mundo sigue (1963), un drama naturalista debilitante, inspirado en la novela de Juan Antonio Zunzunegui. Su primer éxito como director, en El extraño viaje (1964). En la década de 1970, Fernán-Gómez se convirtió en uno de los actores de transición españoles más buscados con títulos de oro de esos años como El espíritu de la colmena, El amor del capitán Brando, Pim, pam, pum … ¡fuego! , Mi hija Hildegart, Los restos del naufragio, ¡Mamá cumple cien años o Arriba Hazaña! En 1976 participó en un título de gran valor, pero no para el público en general, como “El anacoreta”, otorgado en el Festival Internacional de Cine de Berlín. También dirigió y tocó en dos producciones exitosas para TVE (la película de telefonía Juan soldado y especialmente la serie El pícaro). En 1981, una película memorable, Maravillas de Gutiérrez Aragón, se organiza una tras otra (La colmena, Stico, Los zancos, Réquiem por un campesino español, La corte de Faraón, La mitad del cielo y El viaje a ninguna parte). La década termina con excelentes trabajos en películas no muy bien recibidas, pero de calidad: “Esquilache” y “El río que nos lleva”. En 1986, el título “Pobre mariposa”, de Raúl de la Torre, se rodó en Argentina con un elenco internacional (Bibi Andersson, Vittorio Gassman, Fernando Rey, Graciela Borges); y también es la década en la que es más activo en su trabajo para TVE (Ramón y Cajal: Historia de una voluntad, Fortunata y Jacinta, Las pícaras, Juncal y Cuentos imposibles). La presencia de 1990 marcó el comienzo de un período de empleo limitado derivado de una serie de problemas de salud y, ciertamente, la falta de roles importantes para un actor como él. Trabajó con el diario ABC., durante treinta y cinco años. El 19 de noviembre de 2007, ingresó en la Oncología del Hospital Universitario La Paz de Madrid para el tratamiento de la neumonía. Murió en Madrid el 21 de noviembre de 2007, a la edad de 86 años.

Deel dit item met je vrienden

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on print
Print