Burt Lancaster

Deze post is 609 keer bekeken.

Burton Stephen “Burt” Lancaster ( 2 de noviembre de 1913 –  20 de octubre de 1994) fue un actor Americano. Nació en Nueva York, y fue registrado con el nombre de Burton Stephen Lancaster. Fue uno de los cinco hijos de un cartero y su esposa, ama de casa. Creció en el Harlem oriental, el llamado Harlem Español. En sus años en el Harlem, Lancaster pasaba muchas horas en la calle, donde desarrolló su interés y su habilidad por el ejercicio físico y la gimnasia. Más tarde, trabajó como acróbata de circo, hasta que una lesión le obligó a abandonar esta profesión. Durante la Segunda Guerra Mundial, actuó en espectáculos del ejército. Aunque al principio la interpretación no le atrajo, cuando volvió del servicio militar intentó ser actor y recibió una oferta para un papel en una obra teatral en Broadway. No tuvo éxito, pero un agente de Hollywood se fijó en él y le consiguió, en 1946, su primer papel cinematográfico, para la película Forajidos, junto a Ava Gardner. En esta ocasión, sí tuvo un éxito considerable, de forma que al año siguiente intervino en otras dos películas. Lancaster fue un actor autodidacta que se hizo a pulso, intentando superarse en cada una de sus interpretaciones, y que aprovechó su buena apariencia física para abrirse paso en el ambiente hollywoodiense. Al principio, los papeles que interpretó fueron predominantemente personajes de carácter rudo y directos que acomodaban bien con su personalidad. A partir de allí, actuó en numerosas producciones, desde dramáticas y de intriga, hasta bélicas y de aventuras. En varias de sus películas de aventuras, que alcanzaron un gran éxito de taquilla, como El halcón y la flecha El temible burlón, le acompañó en el reparto su amigo de la infancia y compañero del circo Nick Cravat, también un gran acróbata, y que solía representar personajes mudos, posiblemente debido a que su marcado acento de Brooklyn no entonaba demasiado con las épocas en las que se desarrollaban los argumentos de sus películas. A mitad de la década de 1950, desafió su propia capacidad de interpretación, y comenzó a aceptar papeles cada vez más exigentes y variados. En la mayoría de ellos, el actor, autodidacta, tuvo un gran reconocimiento del público y de los profesionales del medio. De esta forma se convirtió en estrella de cine y uno de los grandes actores clásicos de su tiempo, participando en películas que pasaron a ser clásicos del cine como De aquí a la eternidad (1953) del director Fred Zinnemann, Veracruz (1954) de Robert Aldrich, Duelo de titanes (1957) del director John Sturges, Elmer Gantry (1960) del director Richard Brooks, El gatopardo (1963) del director Luchino Visconti, entre otras. Recibió en 1960 el Óscar al mejor actor principal, por su papel en Elmer Gantry, por el que también fue galardonado con un Globo de Oro y el premio de los Críticos de Cine de Nueva York. Fue nominado al Óscar al mejor actor por otras tres películas. La primera, De aquí a la eternidad, en 1953, del director Fred Zinnemann, donde realiza con Deborah Kerr una escena de beso apasionado, tendidos en una playa en bañador, que se consideró muy erótica para los estándares de la época. La segunda fue El hombre de Alcatraz, en 1962, del director John Frankenheimer, y la tercera Atlantic City, en 1980, del director Louis Malle. En una época más avanzada de su carrera, Lancaster abandonó las películas de acción al hacerse más madura su apariencia y se concentró en interpretar papeles de personajes distinguidos, lo cual aumentó aún más su prestigio. Fue un competidor actoral de Kirk Douglas y Marlon Brando. En los años 60 y 70 trabajó en varias producciones europeas con directores como Luchino Visconti o Bernardo Bertolucci. Interesado en papeles exigentes, estuvo dispuesto en más de una ocasión a trabajar por una compensación económica muy por debajo de la habitual si el guion y el director le parecían interesantes. Incluso ayudó a financiar con su propio dinero películas que consideraba de un especial valor artístico. También produjo algunas películas del incipiente cine independiente, ayudando a directores como Sydney Pollack o John Frankenheimer a consolidarse en el mundo del cine. Asimismo, apareció en varias películas producidas para la televisión. En 1979, sufrió su primer ataque cardíaco mientras rodaba las primeras escenas de La leyenda de Bill Doolin. A pesar de esto, siguió trabajando durante toda la década de los 80 tanto en el cine como en la televisión. En noviembre de 1990, poco después de acabar el rodaje de su última película, sufre un infarto masivo que le deja incapacitado. A partir de ese momento, se aísla socialmente incluso de sus amistades no dejando que lo visiten y sólo permitiendo el contacto telefónico. Lancaster utilizó al veterano de maquillaje Robert Schiffer en veinte películas acreditadas, contratando a Schiffer en casi todas las películas que produjo. Lancaster guardó vigorosamente su vida privada. Él estuvo casado tres veces. Sus primeros dos matrimonios con June Ernst de 1935 a 1946 y con Norma Anderson de 1946 a 1969 terminaron en divorcio. Su tercer matrimonio, con Susan Martin, fue desde septiembre de 1990 hasta su muerte en 1994. Sus cinco hijos estuvieron con Norma Anderson: Bill, quien se convirtió en un guionista, James, Susan, Joanna y Sighle (pronunciado Sheila). Afirmó que estuvo involucrado sentimentalmente con Deborah Kerr durante el rodaje de From Here to Eternity en 1953. Sin embargo, Kerr afirmó que si bien hubo una chispa de atracción, nunca pasó nada. Según los informes, tuvo una aventura amorosa con Joan Blondell. A medida que Lancaster envejecía, se volvió cada vez más atormentado por la aterosclerosis, apenas sobreviviendo a una operación de vesícula biliar de rutina en enero de 1980. Después de dos ataques cardíacos menores, tuvo que someterse a una derivación coronaria cuádruple de emergencia en 1983, después de lo cual estaba extremadamente débil. Sin embargo, todavía logró seguir actuando. En 1988, Lancaster estuvo lo suficientemente bien como para asistir a una audiencia en el Congreso con antiguos colegas como Jimmy Stewart y Ginger Rogers para protestar contra el plan del magnate de los medios Ted Colner para colorear varias películas en blanco y negro de los años 1930 y 1940. Su carrera como actor terminó después de que sufrió un derrame cerebral el 30 de noviembre de 1990, lo que lo dejó parcialmente paralizado y en gran parte incapaz de hablar. 13 días antes de su 81º cumpleaños, murió en su apartamento de Century City en Los Ángeles de un tercer ataque al corazón a las 4:50 am del 20 de octubre de 1994 a la edad de 80 años. Lancaster fue incinerado y sus cenizas fueron enterradas bajo un gran roble en Westwood Memorial Park ubicado en Westwood Village, Los Ángeles County, California. Una pequeña placa de tierra cuadrada inscrita solo con “BURT LANCASTER 1913-1994” marca su lugar de descanso final. Después de su muerte, como él solicitó, no tenía ningún servicio conmemorativo o funeral.

Deel dit item met je vrienden

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on print
Print